Libro
Presentado en la 25ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2011.

viernes, 13 de enero de 2012

Breves del Autor:

PEQUEÑA HISTORIA DE SUSPENSO
(Fragmento)

 …Y en medio de la nada, entre una espesa capa de aire denso y frío, aparezco, sin explicarme lo que había sucedido tan solo ¿segundos atrás?. ¿Quién soy?, ¿Qué hago aquí?, ¿Qué ha pasado?. Desnudo y con marcas en diferentes partes del cuerpo que me producían un dolor interno y que además,  limitaban mis movimientos; mi mente estaba tan turbia que no daba crédito a lo que veía. Un extraño temblor hizo que recorriera mi espina dorsal cuando vi a lo lejos los faros de un carro que se desdibujaban en medio de la densa niebla e inmediatamente me puse de pie temiendo ser descubierto en aquel lugar y en aquellas circunstancias. Tan pronto el auto pasa cerca de mí sin percatarse siquiera de mi presencia, pude notar algunos rasgos extraños en quienes conducían aquel vehículo y algo hizo que me preguntara sobre el lugar donde estaba. No traía mi reloj ni mucho menos tenía orientación del lugar, todo esto era una pesadilla sin sentido, pues hacía tan solo segundos me encontraba conduciendo mi carro en un atardecer raramente fucsia en el horizonte y ahora la situación estaba en contra de la razón ya que, las heridas que tenía estaban literalmente cauterizadas y con una sutil marca morada en su entorno, similar a la producida por un golpe, el espacio de tiempo que ha transcurrido desde que conducía mi auto en la carretera hacia mi casa y lo que había transcurrido hasta este momento era un misterio. Eso significaba que llevaba días, tal vez una semana sin memoria y esforzándome por recordar algo que fuera preciso para justificar aquellas extrañas marcas en mi cuerpo, me dirigí colina arriba sin un rumbo definido y solo tratando de evadir todo lo que me pudiera dañar o poner en evidencia mientras encontraba respuestas sobre lo que había sucedido en ese lapso de tiempo “perdido”. Necesitaba sentirme seguro y encontrar algo de ropa para taparme y no morir de frío, pues aunque no lo sentía, era necesario cubrir mi desnudes. De repente y casi fulminante una luz entra en mi cabeza y esta hace que lleguen a mí escenas demasiado rápidas en secuencia  y las cuales desconozco totalmente a pesar de aparecer en ellas con seres extraños, en situaciones totalmente irracionales  y que hacen que me desplome instantáneamente mientras agarro mi cabeza con mis manos, desesperado tratando de echarlas fuera de mi, convulsionando  tal vez dos minutos antes de suspenderme y quedar con la cabeza frente al cielo en una paz que me hace casi flotar en el aire. A mi alrededor puede ver algunas luces de varios colores, éstas se desplazaban en el aire y aunque quise reaccionar no pude hacerlo, mi voluntad se veía doblegada por aquella energía que lo envolvía todo, las luces ahora parecen tomar forma en mi cabeza a medida que se acercan y se transforman en figuras humanas aún sin fisonomía. En ese mismo momento  se escucha el ladrido de un perro a unos pocos metros del lugar y a lo lejos la voz de un hombre. Las luces ahora se alejan, desaparecen casi por completo. Inmediatamente siento como soy liberado de aquella fuerza que me tenía sometido mientras el pequeño  perro se acerca a mí y me rodea sin dejar de ladrar, la voz del hombre, ahora más próxima y quien aún no me ha visto es totalmente desconocida, no entiendo ese lenguaje ni mucho menos lo que quiere decir. El terror se apodera de mi y decido correr hacia un extremo de la colina intentando evadir a aquel hombre y es inútil, el perro me sigue unos cuantos metros como si quisiera decirme algo mientras alcanzo a ver a su amo justo al lado derecho de mi trayectoria y a unos 20 metros de distancia, traía consigo una escopeta o algo parecido y con su mirada desorbitada, tal vez  explicándose sobre mi aparición, la apunta contra mí y antes de que decidiera disparar continué corriendo dándole la espalda e ignorando su decisión, pero antes de girar completamente escucho la descarga de su arma y de inmediato tropiezo con algo y caigo al suelo estrepitosamente sin saber en dónde había sido herido mientras descubro que a nuestro alrededor hay algo o alguien más… DIOS MIO!!!  ¿Qué estoy viendo?...

Hector fabio Ruiz Ospina
Todos los derechos reservados
Copyright

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas Anteriores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...