Libro
Presentado en la 25ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2011.

martes, 18 de febrero de 2014

El extraño mundo de Johnny Bananas parte I

EL EXTRAÑO MUNDO DE JOHNNY BANANAS 
Parte I






Como era de costumbre, Johnny salía de su departamento temprano en la mañana hacia su oficina en "Toy corp." una filial de la firma "Thompson" y que se encarga de la creación y distribución de todo tipo de juguetes orientados a diferentes edades, él formaba parte directa de todas las ideas encaminadas al mejoramiento y ejecución de los nuevos proyectos que mantenían a la compañía liderando la marca en el mercado internacional; este trabajo absorbía gran parte de su tiempo ya que pasaba largas horas en teoría planeando cada paso para luego maquetar y presentar el proyecto en el departamento de "organización y métodos" para luego ser aprobado y llevado a cabo.
Ya pasaban de las 8 de la mañana pero Johnny aún no entendía lo que estaba pasando y cómo pudo haber sucedido en un lapso tan corto de tiempo, irremediablemente su cuerpo había sido sometido a un cambio brutal de naturaleza genética sin darse cuenta, es más, sin siquiera tener alguna señal de cirugía o amputación, la situación sobrepasaba los límites de la razón y el salir a la calle en estas condiciones le aterraba. En su casa todo parecía estar en su lugar a diferencia del la luminosidad que ingresaba a su cuarto y que transmitía una especie de aroma agradable pero extraño, los ruidos habituales que producía la gente afuera sumado al tráfico vehícular y otras tantas circunstancias familiares para él no parecían ser las mismas esa mañana. Johnny decide asomarse al espejo una vez más y examinar su nuevo pero extraño cuerpo, sus senos lucían como los de una adolescente en sus 19 o tal vez 20 años de edad, suaves, cálidos y firmes y al tocarlos siente como el pezón responde al estimulo haciéndolo retroceder asustado, pasaron unos segundos de introspección para dibujarse una mueca de sonrisa en su rostro y decide continuar su excursión, se acerca al espejo y parándose de perfil nota una pequeña disminución en su cintura y una notoria elevación de sus nalgas, sus ojos desorbitados le impiden digerir todo de momento y cuando decide incursionar en su vagina, un suspiro mudo le hace morder sus labios ante tal excitación, esta vez el temor es mayor y corre hasta su cama para dejarse caer de golpe y llevar sus manos a su cabeza; preocupado toca su pelo y su escasa barba pero todo parece igual, mira sus manos y no han cambiado. Por un momento regresa a él la realidad para darse cuenta que ya es tarde y debería estar en su oficina, toma su celular para llamar pero algo ha sucedido con su teléfono, la pantalla de bienvenida no responde y ni siquiera puede acceder a las llamadas de emergencia, solo una pequeña luz azul intermitente se puede ver pero no responde a los comandos ni al teclado, Johnny se apresura y se viste nuevamente para salir a su trabajo pensando que tal vez su jefe ha de estar furioso por no haberse presentado a trabajar puntual en medio de tan importante proyecto y que pondría a la compañía en desventaja con la competencia, pues ya se aproximaba la época de diciembre teniendo que entregar todo el paquete para empezar con la producción de lo que saldría al mercado para esas fechas. Sin más por razonar johnny decide dejar para después todo lo concerniente a su nueva condición preparándose ya para la explicación que daría en la oficina y que tendría que ser lo suficientemente convincente para no tener problemas y que la empresa tuviera a tiempo lo necesario para continuar con lo acordado. Pone unas cuantas vendas en su pecho para disimular sus senos, el pantalón no le cierra igual pero puede acomodarlo y anuda su corbata mientras abre la puerta del departamento para salir a la calle; en su boca lleva un croissant a medio morder y tan pronto como cierra este cae al suelo, su impresión al ver lo que hay frente a él es cegadora, su boca pareciera desencajarse de su mandíbula y sus ojos no dan crédito a lo que ve, mira de a lado a lado y no entiende nada, el oxigeno se le escapa y la taquicardia lo invade. Abre de golpe la puerta de su departamento y la cierra desde adentro recostándose en ella, está pálido y agitado, algo terriblemente ha pasado que deja a Johnny al borde de la locura...

Toc, toc...alguien llama a la puerta...

Hector Ruiz-Ospina
Derechos reservados

1 comentario:

  1. Y yo me quedo con un intriga brutal esperando tu próxima entrada...
    Excelente relato Hector, que tengas una bella noche.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Entradas Anteriores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...