Libro
Presentado en la 25ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2011.

lunes, 10 de marzo de 2014

EL EXTRAÑO MUNDO DE JOHNNY BANANAS (Maat) Parte III

EL EXTRAÑO MUNDO DE JOHNNY BANANAS
(Maat)
Parte III



...Antes de haber sometido a los intrusos, Johnny decide tomar una de sus ropas y cambiarse por sugerencia de Maat -su nueva cómplice- puesto que sería menos perceptible afuera y tuvieran mayor opción de huir; aún no entendía del todo lo que estaba aconteciendo pero sabía de antemano que debía hacer caso a la mujer, raramente sentía una afinidad por ella que le permitía confiar y seguir todas sus instrucciones.
Maat toma el arma de uno de los hombres y antes de que Johnny reacciona, le asesta un disparo a cada uno en sus rostros ennegreciendolos al instante y haciendo que una extraña luz azul los recorriera de la cabeza a los pies, salía humo de sus cuerpo y sin dudarlo introduce su mano en el vientre de uno de ellos y extrae un pequeño circuito dejando al descubierto una mezcla entre vísceras, cables y algo de sangre. Posteriormente hace una pequeña incisión en las cienes de ambos y deja al descubierto una lamina delgada electrónica que emitía colores, las desprende y las arroja al piso para pisotearlas. 
Como pueden salen a la calle y el ruido de la explosión había llamado la atención de unas personas, Maat toma la mano de Johnny y la pone en su cuello -dile a la gente que perteneces al "núcleo" y que me has arrestado por infringir el código-, Johnny la toma por el cuello pero al estar cerca de la gente no sabe que hacer, -pe...pero-, las personas no dejan de mirarlos, -diles estúpido "Ragún"...no quiero que me lleven al núcleo, ayudenme por favor-, las personas comen el señuelo y continúan su camino pero deben huir lo más pronto posible antes de que los demás miembros del núcleo noten la ausencia de los dos Raguns y envíen nuevos emisarios a investigar. Por primera vez Johnny tiene contacto con el exterior, siente unos leves cambios en el ambiente y en la flexibilidad de su cuerpo, su peso es levemente más liviano y el oxigeno que respira más denso; las personas portaban unas extrañas vestimentas y todos mostraban una palidez acompañada de una total inexpresión en sus rostros. Al rededor de su casa se erigían unas cuantas montañas y cerca a ellas unas enormes edificaciones que parecían ilógicas en su construcción pero que a pesar de su primera impresión, se mantenían en pie, todo era discordante con lo que Johnny conocía la noche anterior y solo fue hasta que llegaron adentro de una especie de bosque cuando éste se detuvo y la debilidad lo hizo caer. -Por favor...dime lo que esta pasando- desde el suelo observa a Maat pero esta continúa caminando,   -no te detengas, debemos continuar- retrocede hasta él y lo toma de un brazo, -vamos, no perdamos tiempo, si nos atrapan todo esto no tendrá sentido-, Johnny se reincorpora y continua. -Se que tienes muchas preguntas pero por ahora debemos ponernos a salvo, ya habrá tiempo para hablar- Maat saca un dispositivo de su bolsa y lo activa, inmediatamente este se despliega y un espectro de luz simula el terreno y posterior a esto ella lo conduce hacia el lugar escogido. -El casco que llevas en tu cabeza aísla la señal de tu radar, así que mantenlo puesto mientras llegamos a la zona neutral y te desmagnetizamos- , Johnny mira a su alrededor y no encuentra vegetación abundante, no hay sonidos de animales y la tierra luce un tanto ocre; no muy lejos y en un enclave entre las rocas se logra ver una construcción y de ella se expande una especie de circunferencia transparente, difícilmente perceptible y que mantiene al lugar por fuera de las señales magnéticas. Unos metros antes de llegar, Maat toca su oído y dice unas palabras que hacen que la barrera desaparezca; en el mismo momento un rayo que viene detrás de ellos logra dar en la espalda de ella derribándola en el acto, se retuerce en el piso y empieza a hablar incoherentemente, de su pecho sale humo y esta vez Johnny la ingresa cargada traspasando la linea, el Ragun se dirige hasta ellos. -Vamos, vamos, dí la palabra...activalo- Johnny toma su cabeza y le da unas cachetadas esperando que reaccione, ella luce aturdida y no responde. De la casa salen dos hombres más que corren hasta donde están ellos y activan el campo antes de que el guardián intente cruzarlo, uno de ellos le dispara con un arma más grande despidiendo un rayo de luz amarillo con azul y posteriormente el guardián es pulverizado mientras el otro apunta un arma contra johnny, Maat está aturdida todavía y lucha por volver en sí, levanta una de sus manos frente a sus compañeros, -no, no le dispares, el es...-. Demasiado tarde...el hombre ha disparado...


Hector Ruiz-Ospina
Derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas Anteriores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...