Libro
Presentado en la 25ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2011.

lunes, 3 de marzo de 2014

OCURRIÓ UNA VEZ...EN LA MONTAÑA Parte II

OCURRIÓ UNA VEZ...EN LA MONTAÑA
Parte II





Despertamos a la mañana siguiente sin saber en qué momento acabó todo, tanto Natalia como yo no entendíamos realmente lo que habíamos acabado de vivir ni mucho menos lo que sucedió después, el hecho es de que los dos recordábamos plenamente los sucesos de la noche anterior  y por algún motivo nos quedamos dormidos hasta que el sol salió. Esa mañana regresamos a la casa cargados de una extraña energía que nos mantuvo despiertos todo el día, tenía muchas inquietudes sobre lo que viví y lo que faltaría por ver, en cierto modo me sentí privilegiado. Aún teníamos 3 días más antes de nuestra siguiente cita en la montaña y decidimos pensar muy bien a quienes llevaríamos al encuentro, esa noche nos dormimos un poco tarde para poder dar inicio temprano en la mañana a las visitas de quienes -nosotros habíamos decidido- estarían allí con nosotros, pensamos que a pesar de que muchos de nuestros amigos creen en esta realidad no serían lo suficientemente aptos para presenciar un evento de este tipo y es por esto que elegimos solo con quienes estrechamente hemos creado un vínculo más cercano. Afortunadamente todo salió como estaba planeado y ya para el atardecer teníamos el total de personas para acudir a la cita, ese mismo sábado al anochecer nos reunimos todos en casa de uno de nuestros amigos para tratar temas referentes al encuentro y afinando detalles cruciales para que todo se diera sin contratiempos.
Por fin llegó el tan esperado domingo y después de reunirnos en nuestro punto de encuentro empezamos a alejarnos del pueblo para adentrarnos en la montaña, eran aproximadamente las 6 de la tarde y todavía nos quedaba una hora máximo de luz, nos tardaríamos una hora y media o tal vez dos y una vez en el lugar debíamos esperar hasta las 10 de la noche que era la hora en que seriamos contactados, todos subíamos a buen ritmo y casi no hablamos, mi corazón iba acelerado desde que empezamos a caminar y Natalia subía a mi lado, agitada igual que yo y con el deseo en sus ojos de saber lo que pasaría,  todos compartíamos el mismo sentimiento y el ansia de saber nos hizo llegar al lugar en tiempo record. Una vez allí era cuestión de esperar la hora acordada y todos decidimos acostarnos en el pasto mirando las estrellas en el cielo y el inmenso firmamento que centelleaba, imaginando cual de tantas luces sería la que llevaba consigo a los extraterrestres que veríamos esa noche. Transcurrían los últimos cinco minutos y los ánimos en el grupo empezaron a elevarse, todos deseábamos verlos ya y algunos creían ver algún cambio en el cielo presumiendo que eran ellos pero no, estábamos siendo víctimas de la desesperación y ya empezábamos a impacientarnos hasta que por fin todos coincidimos en ver una luz que se aproximaba en el horizonte y en nuestra dirección, yo empecé a sudar mientras le agarraba la mano a Natalia, ella me dijo que el momento había llegado y todos los demás se mantuvieron mirando al cielo casi sin parpadear, la nave ahora era visible y todos pudimos observarla cuando paso sobre nuestras cabezas lentamente, pudimos ver unas luces en el centro de ella y el extraño sonido a nuestro alrededor, por fin se detuvo y se posicionó a casi un metro del suelo exactamente igual que la vez anterior, el metal se “deshizo” al momento de que salían 3 de seres de rasgos similares al exterior y se dirigieron a nosotros pero esta vez sin la luz enceguecedora que producía el primer visitante que había visto, ya empezábamos a experimentar la extraña fuerza sobre nosotros, dos de ellos se acercaron primero y empezaron a hablarnos telepáticamente pero el último se quedó atrás mirando a su alrededor y ya estando a pocos metros de nosotros decide regresar rápidamente cuando una fuerte explosión sacudió un costado de la nave, esta despegó velozmente dejando atrás a dos de sus tripulantes y apareciendo de la nada un grupo de hombres armados quienes golpearon y sometieron a los 2 visitantes y a las demás personas que estaban con nosotros, usaban aparatos extraños y transmitían en algún tipo de lenguaje codificado y haciendo presencia casi en el acto una especie de helicóptero en el cual fueron ingresados algunos de mis amigos e Natalia, todo fue muy rápido y no pude darme cuenta de lo que sucedía a mi alrededor hasta que un golpe en la nuca nubló mi conocimiento.
            He despertado en alguna parte, en una habitación donde todo era blanco, estaba en una camilla y a mi alrededor había una serie de aparatos médicos, detrás de la ventana del cuarto podía ver a dos hombres y una mujer, ellos me miraban y hablaban entre sí mientras escribían en una tabla, no me explicaba lo que estaba haciendo en aquel lugar y solo deseaba salir, pocos segundos después ingresaron al lugar uno de los doctores y dos militares quienes aseguraban que yo no recordaba nada pero que aun así sería mantenido bajo custodia por algún tiempo, no sé qué ha pasado con Natalia ni con cada uno de los otros con quienes estaba, ni tampoco con los seres extraterrestres, hago un esfuerzo por sentarme pero no puedo, me sentía muy débil y traté de hablar, el militar observó mi reacción y me preguntó sobre lo que había sucedido la noche anterior, mi voz respondió en forma errada, no era lo que estaba pensando ni lo que deseaba decir, desconocía lo que me dominaba,  mis movimientos y reacciones eran absurdas e involuntarias, una gran parte de mi había abandonado mi cuerpo y este estaba siendo habitado por algo más poderoso que tomaba el control sobre mis palabras y movimientos dejándome en un espacio sin salida, la lucha en mi interior hizo que fuera diagnosticado con paranoia severa y puesto en una de las clínicas mentales de la ciudad. Ha de ser algún tipo de droga la que me tiene metido en el limbo sin posibilidad de salir, todos ignoran en donde me encuentro ahora, empiezo una batalla por tratar de descubrir lo que ha sucedido conmigo y con los demás, tengo que escapar…

Hector Ruiz-Ospina
Derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas Anteriores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...