Libro
Presentado en la 25ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2011.

martes, 11 de marzo de 2014

SUEÑOS EN ROJO, NUESTRA UTOPÍA

SUEÑOS EN ROJO
Nuestra Utopía





Una vez más, es sol de la mañana te arrebata de mis brazos y nuestra historia se detiene. Cada paso, cada uno de mis suspiros se pierden en la inmensidad mientras te llamo a gritos y no respondes, solo existes en mis noches y en esa realidad latente en que vivimos...
Aquella banca junto al mar, en donde tu estabas sentada aquel atardecer, ese mágico ocaso en el que nuestras miradas se cruzaron, aún está allí sin importarle la lluvia, muda y llena de recuerdos, de ti...de ambos. Por un momento dudé en hablarte, sabía en mi interior que tu habías visto a través de mis ojos y en mi alma ya habías encontrado algo que te faltaba, que siempre estuviste buscando. Yo, en cambio tardé un poco más para verte después de mirarte, mis ojos no percibieron la magia en ese instante y continué pateando la arena, tu -sin embargo- me mirabas perderme en la lejanía preguntándote si el destino me llevaría de vuelta a ti o si mi presencia solo fue algo efímero como la banalidad del momento. Tu imagen creció en mi cabeza y ya para cuando mi alma trascendió mis pensamientos me sentí como un tonto y volví mis pasos atrás, necesitaba cerciorarme de "que" eras tu realmente, porqué estuviste allí sentada mientras nadie más lo hacía, cruzándote en mi vida y buscando ser una excusa en mi estúpida carrera de inconsciente. Desde ese día formas parte activa en mi y es allí en donde nos encontramos y nos enamoramos cada noche, solo los dos, sin límites...una y otra vez; nuestras miradas se unen y se entrelazan sin parpadear, aunque no me dices nada, mis ojos aprendieron a traducir tus palabras en silencio y te sigo soñando...
Mi realidad ahora eres tu y el día solo es un espacio vacío en el que tu no estás, he vuelto a la playa cada tarde buscando verte de nuevo y no te encuentro, te busco entre la gente de la ciudad y solo escucho ruido, trato de discernir tus pensamientos y el momento en que te vuelva a ver pero no llegas. 
Hace cinco días pude verte de nuevo mientras conducía mi carro, tu cruzabas la calle que queda justo enfrente de la playa y de seguro estarías esperándome en la vieja banca hasta lograr verme y yo no podía dejarte ir esta vez, tenía que ir hasta tu banca y decirte que siempre nos pertenecimos, que ya ambos nos habíamos encontrado, necesitaba recordar tus besos y el olor de tu piel, tu larga cabellera negra envolviendo nuestros cuerpos, te necesitaba de verdad. Por primera vez me sentí libre y lleno de felicidad, perdí el control y resbalé al querer frenar mi carro; el tracto-camión hizo lo suyo pero era demasiado tarde y tan solo tuve el destello de tus ojos segundos antes de que los míos se cerraran. Ahora me doy cuenta, por eso te extraño tanto, me han conectado a algunos aparatos, han robado mi tiempo contigo, ya no puedo soñarte...me obligan a quedarme pero yo quiero correr hacia ti...mi pequeña...sácame con tu poder libera mi alma y vayamos juntos en el susurro de la madrugada. Quiero seguir soñandote en rojo.     

Hector Ruiz-Ospina
Derechos reservados

3 comentarios:

  1. Precioso!
    Feliz noche, felices sueños.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hermoso, intenso! Real...
    El amor es rojo y azul, puede ser el "gran momento" pero, no es impermeable a la vida y sus desafueros o imprevistos ni a sus sorpresas. Amar en rojo me suena a belleza, a encuentro, tiene el color de las utopías que dan luz a la piel y sentido a las pulsaciones.
    Es la existencia sus certeros "aparatos" quienes suspenden las fragancias más sutiles que jamás deben dejarse al azar, al reloj de "no se sabe" Comparto
    Saludos

    ResponderEliminar

Entradas Anteriores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...