Libro
Presentado en la 25ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2011.

miércoles, 28 de mayo de 2014

SECRETOS DE LA NOCHE

SECRETOS DE LA NOCHE






...Esa noche llovía en todos lados, el bosque estaba oscuro y en ocasiones se iluminaba con los relámpagos que caían sin cesar, todo invitaba a la extravagancia y la agitación sumada al miedo que tenía, aceleraba mi corazón hasta ahogarlo en jadeos sistemáticos. Atrás había quedado mi vida, la que solía vivir por momentos atrapada en el estatus de una casa y el rol de esposa que llevaba a cuestas ya por varios años...lo dejé todo sin pensarlo, buscando aquella magia que siempre soñé y que por mucho tiempo fuera presa de mis deseos utópicos, disolviéndose entre la rutina, eventos sociales y las cuatro paredes que limitaban mi espacio. Esa noche era especial y no me importaban las consecuencias de mis actos, ni siquiera me importaba la vida misma, estaba dispuesta a perderme en la noche hasta morir, ser raptada por el incubo nocturno y detener el tiempo en el momento exacto, apretarlo y disfrutarlo, locamente.
Casi sin notarlo él hombre de la noche apareció de entre las sombras y fijó su mirada en mi, y yo caí presa de su deseo, me habló sin siquiera hablar y me sedujo con sus movimientos, salvaje y tierno se acercó al árbol en donde yo yacía y aspiró mi perfume, lo guardó en sus recuerdos y me invitó a seguirlo con una sutil caricia de sus manos, podía percibir su deseo y su tacto quemaban mi cordura; era mezcla exacta de delirio y miedo, pero yo estaba lista para huir de lo que solía ser y llegar a la cumbre de mis emociones, solo con él, por siempre. La luna asomaba su esporádica luz mientras nuestras sombras en penumbra reflejaban la posesión de nuestras almas, el formaba parte de mis sueños inconscientes desde que era niña y su fuerza manejaba el timón de mi voluntad hasta hundirme en la inclemencia de su cuerpo, sus manos deslizaban mi camisa húmeda por la lluvia y se anidaban en mis senos llenándolos de calor profundo que respondían más allá de mi control, mi voluntad fue doblegada por aquel visitante nocturno y sin darme tiempo a arrepentimientos lo acepté hasta el cansancio. Las estrellas brillaban en medio de nuestra fantasía y el vapor de nuestros cuerpos se elevaba entre las ramas de los árboles llevándose consigo el momento, nuestro momento que lentamente era absorbido por el universo transformándolo en un grito ahogado de pasión, lujuria y locura. Nada a mi alrededor era más sublime que la entrega mutua de almas en aquel lugar sin paredes, la naturaleza como testigo y nuestros cuerpos desnudos mojados en sudor y ambrosía que se mantuvieron tibios, robándole tiempo al mismo tiempo, deteniendo todo a nuestro alrededor mientras nos amábamos una y otra vez, él tomaba mi cadera y yo rasgaba su espalda sobre la ondulación de nuestros cuerpos y mi espíritu escapaba a mi respiración mientras él continuaba sumido en mi cuerpo como su única metáfora viviente, la cuál necesitaba para vivir convirtiéndome en cómplice de sus deseos más perversos.  
La oscuridad más densa que precede a la mañana nos atrapa sobre la hierba en la cual no parábamos de amarnos como si de la eternidad se tratase, olvidándonos del yugo del día que nos descubriría en nuestra propia desnudez convirtiéndonos en aquello que sobrepasa los secretos de la noche y separando nuestras almas de la conexión celestial en la que solo llegamos a ser alguien mientras todo duerme a nuestro al rededor.
Izabel regresó a casa dejando a un lado todo lo vivido aquella noche, pero conservando la huella imborrable de aquel hombre que la sigue todo el tiempo y que acosa sus pensamientos de lujuria; esperando encontrarlo otro día y posiblemente en otras circunstancias. Se acuesta sobre la cama y se envuelve entre las sabanas, su esposo aún no llega y el frío de su ausencia la tienen sin cuidado, ella sabe que en cualquier momento él llegará y contando los segundos del reloj clavado en la pared se funde lentamente en el cansancio que le produjo su intensa noche de pasión y cae dormida. El hombre llega sin ser notado y se acomoda en su lado de la cama, es sábado en la mañana y no hay prisa para despertar temprano.
- Descansa pequeña, esta noche será diferente, no habrá lluvia pero habrá un estanque lleno de agua en donde te encontraré en otra de nuestras fantasías-. Izabel abre los ojos y sonríe, ambos se preparan para una noche más...


Hector Ruiz-Ospina
Derechos reservados





















miércoles, 21 de mayo de 2014

TEORIA DE LA CONSPIRACIÓN II

TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN 
II




Algunos terremotos de baja magnitud se producían diariamente y la actividad volcánica se intensificaba gradualmente a medida que la tierra se acomodaba. El panorama fue desolador los días subsecuentes a la hora cero debido a la intensa sacudida y posterior cataclismo que despedazó todo a su paso: los cuerpos regados y desmembrados yacían como océanos en las interminables carreteras y campos plagados de mortandad y basura, además de los cambios brutales que imperaron a lo largo de el tiempo que duró la oscuridad total en el planeta. 
Las primeras incursiones de los "elegidos" y que sobrevivieron a la destrucción fueron mediante la ayuda provista por uno de los satélites que había sido lanzado en las semanas previas al evento y  del cual aún contaban con dominio y manejo total desde los controles de la nave nodriza que emergió del mar. Los científicos y físicos que habían esperado todo este tiempo antes de subir a la superficie, empezaron de inmediato a realizar pruebas en la nueva atmósfera, para medir los niveles de radiación y los cambios -que ellos suponían- serían normales en estos ambientes post apocalípticos. Los biólogos, arquitectos e ingenieros inmediatamente empezaron con la construcción de una plataforma en un lugar estratégico donde desplegarían maquinaria experimental y que después sería usada como fuerte principal o cerebro de operaciones del nuevo orden mundial. Por otro lado y durante el tiempo que duró la espera, otras naves más que estaban sumergidas en las aguas profundas en conjunto con las otras bases muchísimos metros bajo tierra y otras más enclavadas en sendas cuevas, mantuvieron comunicación constante y seguían con una serie de procesos y experimentos que les serviría en el futuro próximo, justo en el momento en que las condiciones climáticas lo permitieran.
Un mes después de que se establecieron en tierra y parte de las principales estructuras estuvieron listas para su objetivo, uno de los líderes ordena la salida de un grupo de hombres muy altos, con características similares pero en su totalidad inexpresivos, usaban armas con diseños aerodinámicos y portaban unas máscaras con cristal que permitía ver sus caras, cada uno estaba provisto con un tanque de oxigeno en sus espaldas y una extraña marca en la parte baja de sus cabezas, en sus nucas y era algo como la enumeración universal de barras o código de barras que se usaba desde mucho antes de la destrucción. Los hombres tenían como objetivo encontrar, neutralizar y traer consigo al primer asentamiento de humanos que se encontraría unas cuantas millas en dirección opuesta al mar y que se mostraban como diminutas manchas de color amarillo en uno de los radares que recibía señal del satélite en el espacio exterior. No pasó mucho hasta que los hombres tuvieron frente a ellos al grupo de sobrevivientes que ya formaban una pequeña aldea precaria y llena de gente enferma la cual se mantenía de una diminuta e irradiada huerta que producía tomates, cilántro, plátano y uno que otro árbol de semilla comestible. Estos, al notar la presencia de los hombres se sintieron salvados e incluso hasta lloraron al tenerlos de frente, de inmediato y sin mediar palabra los hombres se mezclaron con la gente y detectaron a las personas que mostraban síntomas de radiación u otro tipo de enfermedad y los aniquilaron en el acto, las armas arrojaban una especie de rayo que los pulverizó y los convirtíó en vapor que se perdía en el mismo ambiente, los demás fueron reunidos y puestos en un área despejada afuera de la aldea en donde los esperaba una especie de nave que no producía sonido y posteriormente fueron llevados a la base principal en donde fueron recibidos por uno de los líderes quien los ingresó al lugar en estado inconsciente y acostados en camillas, luego serían estudiados y se practicarían una serie de experimentos en ellos que daría con el resultado de las teorías de estudio llevadas a cabo por los científicos desde antes de la catástrofe y que garantizaría la repoblación de la tierra.
El hombre que tenía a cargo la aldea de donde las personas fueron extraídas regresó de una de sus incursiones a territorio extraño buscando más personas, o todo aquello que pudiera servirles para sobrellevar las enfermedades y la falta de alimentos de la que carecían, al percatarse de que no había nadie, incluso los enfermos, supo que no estaban solos o que tal vez otro grupo cercano a ellos había raptado a los demás. El hombre salió y miró alrededor del asentamiento y vio unas extrañas marcas en el suelo frente al sembradío y unas cuantas siluetas de zapatos que se perdían frente a él, sin dudarlo, saca un arma que tenía guardada en uno de los cuartos improvisados y se dirige hacia donde las pisadas lo llevan, casi dos horas después se encuentra frente a un montículo y al escalarlo se encuentra con una imponente y sofisticada edificación que se erigía a un lado de la playa, de inmediato se deja caer al suelo y teme haber sido visto, siente miedo y su corazón empieza a latir desesperádamente...

¿Qué pasará con las personas que fueron llevadas al laboratorio? ¿Se arriesgará el hombre a ir más allá y descubrir lo que alberga la edificación? ¿Quiénes son los extraños hombres con la marca en el cuello?

No te pierdas el próximo capítulo...

Hector Ruiz-Ospina
Derechos reservados





domingo, 11 de mayo de 2014

TEORIA DE LA CONSPIRACIÓN

TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN



En el año 2075 la raza humana entraba en un conflicto sin  precedentes: la sociedad dividida en dos bandos se disputaban el dominio de los recursos aún sustentables en la tierra y el derecho a la unión sin discriminación por parte de la sociedad "élite" en todos sus aspectos. Por otro lado, las constantes guerras habían diezmado las reservas militares de casi todos los países optando -en ocasiones- por incorporar jóvenes a sus filas, separando abrupta mente a las familias con el único propósito de mantener la soberanía de los pueblos que aún se mantenían en pie, garantizando su seguridad y evitando el aniquilamiento por aquellos quienes los consideraban una plaga que debía de ser exterminada.
Muy poco después de que la gran catástrofe del 25 acabara con un tercio de la población mundial y que -de igual manera- provocara cambios devastadores tanto en la atmósfera como en todos los ecosistemas existentes hasta ese momento, también produjo una serie de cambios sistemáticos que redujeron aún más a los sobrevivientes de dicho cataclismo, disolviendo -además- todo tipo de estructuras gubernamentales y perdiendo el control de centrales hidroeléctricas, reactores nucleares, perdida total del equilibrio financiero mundial, entre otros.
La re acomodación de las placas tectónicas y los cambios climáticos que precedieron la catástrofe fueron letales, provocando enfermedades (algunas desconocidas), efectos genéticos producido por radiación y lluvias ácidas en los casi 250 días en los que hubo oscuridad total, ocasionado por las altas concentraciones de polvo y químicos de todo tipo que se elevaron y que cubrieron a todo el planeta. Los sobrevivientes se re agruparon en proporciones variables y crearon controles de emergencia para preservar la raza, en la mayoría de los casos estas nuevas sociedades carecían de nociones o el conocimiento necesario para proveer a los aterrados hombres, mujeres y niños de un bienestar medianamente seguro, dando paso a desequilibrios emocionales en numerosos individuos convirtiéndolos en amenazas para los demás, deambulando por territorios desconocidos destruyendo a todo aquel que osara enfrentarlos. Muchos de los animales se extinguieron también y los que quedaron modificaron su comportamiento y se hicieron más agresivos, las aves de mediano tamaño y las pequeñas no sobrevivieron y solo una mínima variedad de carroñeras soportaron los cambios extremos; todo ser viviente que no sucumbió a lo largo de casi dos años, en lo que el sol volvió a iluminar la tierra, se preparaba para una nueva era en la cual todo vestigio de una vida pasada había quedado atrás.
América había desaparecido casi por completo preservándose tan solo pequeñas porciones de tierra que no mostraba similitud alguna con lo que había sido, Europa -por su parte- contaba con casi la mitad de su extensión total y Africa, Asia y una parte de Australia mantuvieron la mayor parte de su territorio semi destruido, contrario a esto, los polos habían desaparecido por completo, lo mismo que Reino Unido, Irlanda y parte de la Península escandinava. La mayor concentración de sobrevivientes se encontraba en las partes altas de Rusia y Siberia donde el clima permitió temperaturas estables y constantes, además, en China y algunos asentamientos a lo largo y ancho de el medio oriente también permitió que las personas y animales encontraran lugares no tan contaminados para poder soportar las inclemencias del tiempo y poder continuar con sus vidas. Los océanos incrementaron su extensión y salinidad provocando la muerte de millones de peces y mamíferos que no soportaron el terrible cambio y dio paso a un desequilibrio gradual en el ecosistema marino convirtiéndolo en una masa más densa e infértil.
Algunos de los gobiernos de diferentes países pudieron predecir los acontecimientos y crearon una sociedad conformada por personas escogidas con anterioridad y a quienes se pusieron a salvo en plataformas tanto enclavadas en montañas inaccesibles como en construcciones en lo profundo del océano. Lo que se buscaba era mantener la existencia de la raza y re poblar lo que quedara con los miembros que fueron predestinados para dicho momento sumado a modelos de ingeniería genética que proporcionaría un nuevo sistema evolutivo y en el cual ya habían trabajado en secreto además de muchos otros adelantos los cuales nunca fueron mencionados. Ellos pensaron que la raza existente en el planeta y que no fueron advertidos ni tomados en cuenta, serían acabados con la devastación y al regreso se encontrarían con un planeta desolado y sin señales de vida de ningún tipo, pero al momento de descubrir que habían sobrevivientes de la gran catástrofe y, más aún, que muchos de ellos se adaptaron a las nuevas condiciones debieron pensar en la manera de exterminarlos y dar paso a su nueva creación, los planes ya estaban trazados y por ningún motivo convivirían con seres contaminados. Desde ese mismo momento se dio inicio al programa y las plataformas se ubicaron en lugares estratégicos desde donde se desplegarían los planes acordados...

¿Podrán los sobrevivientes resistir este ataque? ¿cuál será el arma secreta de los "escogidos"?...no te pierdas la segunda parte.

Hector Ruiz-Ospina
Derechos reservados

lunes, 5 de mayo de 2014

BEATRICE "LA PURGA"

BEATRICE
"LA PURGA"




Las calles de New York guardan dos tipos de historias: Las que se cuentan de día y las que se esconden en la noche. Bohemios, locos, drogadictos y una gran cantidad de personas deambulan como autómatas en todo momento por los suburbios de la ciudad, especialmente en las noches mientras la urbe duerme y los negocios "calientes" cobran vida dejando entre ver una historieta con personajes grotescos y que se sumerge en lo más oscuro de los vicios sociales, convirtiéndolo en un ambiente totalmente hostil en el que muy pocos sobrevivirían. Tal es el caso de Beatrice, una chica provinciana educada a golpes en un obscuro mundo en el que las circunstancias la orillaron a forjar un carácter, a ganarse un lugar y una reputación en la calle donde se convirtió no solo en una mujer temida, a veces en un mito, sino también en un ser despiadado y de sangre fría...
Beatrice llegó Harlem en el verano del 82, más al norte de manhattan en donde viviría con su madre y su abuela quien las recibió poco tiempo después de la muerte de su padre y cuando decidieron viajar hasta allá para establecerse mientras su madre conseguía un trabajo para continuar su vida solas. La chica contaba con 17 años y buscaba ingresar a la secundaria del vecindario para continuar con sus estudios y ser un apoyo para su madre en el futuro, es por eso que la primera semana se inscribió en un colegio local donde fue admitida y de inmediato empezó a integrarse con el nuevo grupo de jóvenes con quienes estaría por el resto de ese año.
Una de tantos días, ya casi al anochecer, debía cruzar uno de los sectores aledaños a China Town y que eran un tanto peligrosos, más para una chica como ella y por esto a diario iba acompañada por algunos amigos que vivían muy cerca de ella. Ese día -en especial- la acompañaba una de sus compañeras con quien más se identificaba y con quien ya tenía planes para irse a estudiar a la universidad en cuanto terminaran su preparatoria. La lluvia que había caído levantó una capa de niebla que no dejaba ver ni los adobes que recubrían la calle y los pasos se perdían en medio del humo; la otra chica agarró del brazo a Beatrice y le susurró sobre la presencia de cuatro hombres en el zaguan, junto al depósito de basura, la amiga se asustó y uno de los hombres advierte a los demás sobre la presencia de estas y entre los cuatro deciden encararlas y cortarles el paso. Uno de ellos toca el cabello de Beatrice pero ella no levanta la cara, la otra se atemoriza y les grita que las dejen en paz, ellos se ofenden y las toman a las dos del cabello arrastrándolas hasta la parte más oscura y solitaria del lugar, uno de ellos -el afroamericano- se queda vigilando la avenida mientras el otro mulato rasga el vestido de Beatrice, se baja su jean y comienza a penetrarla violentamente, los dos hombres restantes que eran chinos golpearon a su amiga quien empezó siendo igualmente violada. Cuándo el negro viola a Beatrice, el que vigilaba intercambió el lugar con uno de los chinos y se dispuso a hacer lo mismo con la amiga de ella pero la golpeó tan brutalmente que empezó a sangrar y antes de que él terminara con ella, ya la había matado. Todos se burlaban de las chicas mientras fumaban crack y al final cuando Beatrice estaba tirada en el piso uno de los chinos desenfundó su arma y le disparó a la cabeza, cuando creyeron que ambas ya estaban muertas huyeron del lugar.
Pasaron algunos años y Beatrice pasó por múltiples etapas que la tuvieron al borde del suicidio, su madre murió y la falta de oportunidades la convirtieron en una mujer fría que vendía su cuerpo en las calles para obtener dinero y poder solventar una vida de licor y drogas que la convirtieron en un ente cadavérico y sin una razón aparente para luchar por un futuro. Aunque la heroína y el crack no le produjeron una satisfacción total, los dejó para refugiarse de lleno en el alcohol y el cigarro y recuperar parte de su figura para resultar apetecible para sus clientes que ya no la visitaban tan a menudo. 
La situación en el vecindario cambió con el paso de los años y cuando ella ya contaba con 25 años, frecuentaba un lugar nocturno donde se reunían hombre de diferentes niveles que realizaban apuestas e intercambiaban productos y armas, Beatrice ya no consumía drogas pero si las comercializaba para obtener ganancia también del negocio y hacerse -de paso- con armas, automóvil y buena ropa. Esa noche acudieron al lugar unos hombres los cuales ella identificó como los culpables de su tragedia y de inmediato su sangre empezó a arder, deseaba matarlos allí mismo, sus ojos empezaron a brillar y su cerebro empezó a ametrallarla con las antiguas escenas vividas; habla con uno de sus conocidos y trata de sacarle información sobre los hombres que acababan de llegar, efectivamente eran los hombres y estarían algunos días allí ya que realizarían un gran negocio de tráfico de armas y que le resultaba a Beatrice como su mejor oportunidad de planear una venganza y purificar su alma, desde ese momento ella inició su más letal plan en contra de ellos.
Beatrice al día siguiente cortó su cabello y lo pintó de rubio, compró algo de ropa nueva y unos tacones, se preparó para llamar su atención esa noche y agarrando su cartera con tan solo algo de cocaína, una pistola automática y su labial en su interior condujo su carro al encuentro de sus víctimas quienes no faltaron al lugar.
Efectivamente pudo llamar la atención de los hombres quienes no la reconocieron y sucumbieron a sus encantos de inmediato y después de invitarles un poco de su polvo acordaron salir del lugar y dirigirse al parque, a las orillas del río Hudson en donde terminarían en una orgía fantástica con ella y que les garantizaba una faena inolvidable, una vez en el lugar uno de los chinos acuerda ser el primero en estar con la chica y mientras los otros se quedan en el carro fumando marihuana y crack, la mujer lleva al hombre de la mano detrás del matorral a unos cuantos metros del vehículo. ambos se desnudan y el hombre comienza a penetrar a Beatrice mientras esta sagazmente saca un puñal que llevaba enredado en sus medias de seda y en el mismo momento en que el hombre llega a su clímax, la mujer le perfora el estomago con la daga dejando expuestas sus viseras y de un golpe es aventado casi un metro al suelo y alcanza a gritar antes de que la mujer le clave la punta del metal en su cráneo; los hombres escucharon y alcanzaron a mirar a su compañero tendido en sangre y a ella tratando de alcanzar su cartera para sacar su pistola, uno de ellos enciende el vehículo y arranca mientras ella corre hacia ellos disparando en dos ocasiones sin acertar. Se devuelve hacia donde esta el hombre muerto y pacientemente lo arrastra hacia la orilla y lo deja caer al río, Beatrice se detiene un momento a pensar y se da cuenta de que acaba de descubrir lo que le proporciona una satisfacción total y por consiguiente lo que seguirá haciendo hasta que no quede uno de ellos vivo.
Los hombres decidieron hacer frente al ataque y buscaron de todas formas a la mujer quien había desaparecido de los lugares que frecuentaba pero lo que no sabían era que ella sabía exactamente donde encontrarlos a ellos y una de las noches en que los hombres estaban en el interior de un cuarto de hotel, ella bajó en un lazo desde la azotea y los sorprendió en la sala dejándolos en desventaja, les apuntó a la cara y le ordenó al afroamericano que se metiera al el cuarto con ella mientras a los otros los obligó a quedarse en la sala, segundos después se escucho un disparo y los hombres tumbaron la puerta pero ella ya no estaba, en un extremo estaba el hombre con un pedazo de vidrio atravezando su cara, su pantalón hasta la rodilla y el pene amputado tirado sobre el colchón, el cristal de la ventana estaba roto y vieron a la mujer corriendo por la calle, los dos hombres saltaron por la ventana y la siguieron, uno de ellos disparó y ella les respondió, a una cuadra pasaba una patrulla de la policía y el oficial pudo ver a la chica, frenó el auto y apuntándole de frente la obligó a tenderse en el piso, los otros hombres se detuvieron y regresaron mientras ella fue esposada y montada a la patrulla. El oficial en la estación sabía quienes eran los hombres y con que odio la mujer hablaba de ellos, pues ya antes habían sido arrestados por diferentes cargos y la justicia al final les otorgaba la libertad para seguir delinquiendo, ella en cierto modo estaba limpiando las calles de la escoria social y a él no le parecía del todo mal y después de permitirle a la chica meter su cabeza entre sus piernas debajo del escritorio y succionarle sus genitales la dejó ir dándole luz verde para purgar a cuantos ella quisiera y que limpiaría las calles de tanto maleante.
Las historias de la mujer y las muertes se regaron como pólvora en las calles y esto le dio una reputación de respeto y cierto estatus en los suburbios en donde ya no se hablaba de otra cosa sino de la mujer apodada "la purga", unos la veían como una salvadora y otros en cambio deseaban su muerte a toda costa. Dos noches después fueron encontrados los cuerpos de los dos hombres restantes en su lista quienes aparecieron dentro de un contenedor de basura, tenían la palabra "purga" en el pecho escrita con un cuchillo y un tiro en su frente.
Las muertes constantemente se hacen notar y aunque a Beatrice nadie la volvió a ver, sus vestigios se pueden conocer a lo largo de todo New York, las calles ya no están solas y los culpables pagarán su precio...una vez más el labial rojo se pasea por las noches...


Hector Ruiz-Ospina
Derechos reservados  


sábado, 3 de mayo de 2014

¿ASÍ, O MÁS FÁCIL?

¿ASÍ, O MÁS FÁCIL?






Hace algunos días atrás recordaba sobre mi infancia, era el final de los años 80´s y entraba en rock en español a Sudamérica y todo el mundo se preparaba para una nueva etapa. La escuela y el colegio me mantuvieron mucho tiempo metido en la biblioteca de mi ciudad en donde se respiraba un aire de aristocracia, su construcción es de mediados del siglo XVII y fue construida exclusivamente para la llegada de un virrey de España el cual, jamás puso un pie en el lugar, sus tertulias entre músicos, escritores, poetas, clases de solfeo y piano e infinidad de reuniones culturales, formaban parte de este exquisito lugar. Solía investigar sobre historia y geografía, literatura y una que otra fabula, en todo momento escribía en el papel lo que para mí era más importante o lo que era objeto de investigación para presentarlo de tarea, aprendía constante mente y surgía en mí el afán de saber siempre un poco más, de no negarme la oportunidad de disipar mis dudas y mis cuestionamientos sobre determinadas cosas. En la escuela, mis maestros sabían quiénes eran mis padres y como se llaman, además de mantener una relación cordial y periódica con ellos en donde se trataban asuntos escolares en torno a mi conocimiento y crecimiento en la institución y mi integración a la sociedad. Muchísimas veces llegué a mi casa con la palma de la mano roja porque ese día había ganado el premio de los reglazos, no entendía porque pero los aceptaba, tal vez mi propia conciencia sabía de antemano que eran bien merecidas e incluso que hicieron falta más de esos. Conocía mi debilidad por hablar enfrente de mis compañeros y con la ayuda de los maestros pude lograrlo, a la fuerza pero lo hice, por más que trataba de esquivar una salida a exponer era siempre el escogido y pensé que si me preparaba de antemano, lo iba a disfrutar después. En diciembre escribía la carta al niño Dios con la fe encendida, todos estábamos rodeados de una energía navideña reflejada en los pesebres y en las luces que adornaban mi ciudad, mi barrio. Podía respirar un ambiente totalmente diferente y lleno de felicidad, las familias compartían unas con otras en estas fechas donde abundaba la natilla y los buñuelos, la lechona y el sancocho y un sinnúmero de platillos que forman la amplia gastronomía de mi ciudad de origen. Yo era un niño enormemente feliz así el niño Dios le trajera al hijo del vecino el juguete que yo había pedido y en cambio a mi me había dejado de paso por mi casa, un par de calcetines. Nada me hacía más feliz que ser niño.
Hace algunos días desperté y me di cuenta que había crecido, más de lo que imaginaba, no sé cómo pasó ni a qué hora, decidí salir a la calle y en poco tiempo me encontré en un mundo extraño, el oxigeno en la atmosfera se sentía diferente, el volumen de la ciudad era más fuerte, algunas madres indígenas como las que veía en televisión y sus hijos deambulaban por la ciudad pidiendo dinero, los niños dormían en el suelo y otros más jugaban mientras los carros casi los rozaban al pasar, ellas dicen que han sido desplazadas en medio de la “guerra” y que la selva ahora tiene demonios que tratan de llevárselos. Algunas extrañas modas han surgido y en cada una existen personas que siguen sus tendencias, el metal y la carne se unen como en el mejor de los experimentos de antaño, la música se lleva en los oídos todo el tiempo y las rosas dejaron de ser el regalo predilecto, las pantallas y la publicidad en la calle te invitan a ingresar al mundo de lo más “cool” y te sugieren un prototipo de vida para ser feliz. La biblioteca ya no existe pero si su construcción, de hecho casi ninguna de las bibliotecas sobrevivió al aplastante descubrimiento del “copiar y pegar” que desencadeno una euforia sin precedentes en casi toda la humanidad, los libros han dejado de ser el factor fundamental de la sabiduría y ahora todo es más fácil, ya no tienes que leer porque existe algún programa que lo hace para ti. Las fábricas han dejado de ser manuales al 100% y ahora utilizan aparatos que igualan o superan a la productividad de determinados hombres, no comen ni se enferman, buen punto. Ya no existe el niño Dios y sus cartas han dejado de escribirse, todo eso ha desaparecido y los niños prefieren mejor pedir los regalos directamente con la intervención de sus padres. La navidad ahora se ha tornado gris, ya no hay espíritu, todo dejó de ser igual, la pólvora ha sido prohibida y la carne de cerdo ha aumentado su precio, ya no hay más natilla ni buñuelos porque ahora todo es “más fácil”. Estamos en el futuro, en donde todo el mundo está caminando hacia su felicidad plena, hacia su propia evolución en donde todo está “bajo control". Pero a mí, devuélvanme mi niñez.

(Artículo para Periódico "Semanario Laguna" de Chapala, Jalisco México. 2012)

Hector Ruiz-Ospina
Derechos reservados


Entradas Anteriores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...