Libro
Presentado en la 25ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2011.

miércoles, 21 de mayo de 2014

TEORIA DE LA CONSPIRACIÓN II

TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN 
II




Algunos terremotos de baja magnitud se producían diariamente y la actividad volcánica se intensificaba gradualmente a medida que la tierra se acomodaba. El panorama fue desolador los días subsecuentes a la hora cero debido a la intensa sacudida y posterior cataclismo que despedazó todo a su paso: los cuerpos regados y desmembrados yacían como océanos en las interminables carreteras y campos plagados de mortandad y basura, además de los cambios brutales que imperaron a lo largo de el tiempo que duró la oscuridad total en el planeta. 
Las primeras incursiones de los "elegidos" y que sobrevivieron a la destrucción fueron mediante la ayuda provista por uno de los satélites que había sido lanzado en las semanas previas al evento y  del cual aún contaban con dominio y manejo total desde los controles de la nave nodriza que emergió del mar. Los científicos y físicos que habían esperado todo este tiempo antes de subir a la superficie, empezaron de inmediato a realizar pruebas en la nueva atmósfera, para medir los niveles de radiación y los cambios -que ellos suponían- serían normales en estos ambientes post apocalípticos. Los biólogos, arquitectos e ingenieros inmediatamente empezaron con la construcción de una plataforma en un lugar estratégico donde desplegarían maquinaria experimental y que después sería usada como fuerte principal o cerebro de operaciones del nuevo orden mundial. Por otro lado y durante el tiempo que duró la espera, otras naves más que estaban sumergidas en las aguas profundas en conjunto con las otras bases muchísimos metros bajo tierra y otras más enclavadas en sendas cuevas, mantuvieron comunicación constante y seguían con una serie de procesos y experimentos que les serviría en el futuro próximo, justo en el momento en que las condiciones climáticas lo permitieran.
Un mes después de que se establecieron en tierra y parte de las principales estructuras estuvieron listas para su objetivo, uno de los líderes ordena la salida de un grupo de hombres muy altos, con características similares pero en su totalidad inexpresivos, usaban armas con diseños aerodinámicos y portaban unas máscaras con cristal que permitía ver sus caras, cada uno estaba provisto con un tanque de oxigeno en sus espaldas y una extraña marca en la parte baja de sus cabezas, en sus nucas y era algo como la enumeración universal de barras o código de barras que se usaba desde mucho antes de la destrucción. Los hombres tenían como objetivo encontrar, neutralizar y traer consigo al primer asentamiento de humanos que se encontraría unas cuantas millas en dirección opuesta al mar y que se mostraban como diminutas manchas de color amarillo en uno de los radares que recibía señal del satélite en el espacio exterior. No pasó mucho hasta que los hombres tuvieron frente a ellos al grupo de sobrevivientes que ya formaban una pequeña aldea precaria y llena de gente enferma la cual se mantenía de una diminuta e irradiada huerta que producía tomates, cilántro, plátano y uno que otro árbol de semilla comestible. Estos, al notar la presencia de los hombres se sintieron salvados e incluso hasta lloraron al tenerlos de frente, de inmediato y sin mediar palabra los hombres se mezclaron con la gente y detectaron a las personas que mostraban síntomas de radiación u otro tipo de enfermedad y los aniquilaron en el acto, las armas arrojaban una especie de rayo que los pulverizó y los convirtíó en vapor que se perdía en el mismo ambiente, los demás fueron reunidos y puestos en un área despejada afuera de la aldea en donde los esperaba una especie de nave que no producía sonido y posteriormente fueron llevados a la base principal en donde fueron recibidos por uno de los líderes quien los ingresó al lugar en estado inconsciente y acostados en camillas, luego serían estudiados y se practicarían una serie de experimentos en ellos que daría con el resultado de las teorías de estudio llevadas a cabo por los científicos desde antes de la catástrofe y que garantizaría la repoblación de la tierra.
El hombre que tenía a cargo la aldea de donde las personas fueron extraídas regresó de una de sus incursiones a territorio extraño buscando más personas, o todo aquello que pudiera servirles para sobrellevar las enfermedades y la falta de alimentos de la que carecían, al percatarse de que no había nadie, incluso los enfermos, supo que no estaban solos o que tal vez otro grupo cercano a ellos había raptado a los demás. El hombre salió y miró alrededor del asentamiento y vio unas extrañas marcas en el suelo frente al sembradío y unas cuantas siluetas de zapatos que se perdían frente a él, sin dudarlo, saca un arma que tenía guardada en uno de los cuartos improvisados y se dirige hacia donde las pisadas lo llevan, casi dos horas después se encuentra frente a un montículo y al escalarlo se encuentra con una imponente y sofisticada edificación que se erigía a un lado de la playa, de inmediato se deja caer al suelo y teme haber sido visto, siente miedo y su corazón empieza a latir desesperádamente...

¿Qué pasará con las personas que fueron llevadas al laboratorio? ¿Se arriesgará el hombre a ir más allá y descubrir lo que alberga la edificación? ¿Quiénes son los extraños hombres con la marca en el cuello?

No te pierdas el próximo capítulo...

Hector Ruiz-Ospina
Derechos reservados





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas Anteriores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...